A land far away

Unas fronteras llenas de misterio donde nunca sabes que hay al otro lado...
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Staff
Mejores posteadores
Nayade Redmond
 
Destiny Black
 
Rhina
 
Saphira
 
Abel D. Nigthmare
 
Degel
 
Neira
 
Admin
 
Yandrak Ahharu
 
Últimos temas
» Neira's Relationships
Vie Dic 17, 2010 6:52 pm por Neira

» Registro de grupo
Vie Dic 17, 2010 6:49 pm por Nayade Redmond

» Neira, the golden dragon
Vie Dic 17, 2010 6:42 pm por Nayade Redmond

» Facing The Dark +18 (Elite/VIP)
Sáb Nov 27, 2010 9:31 pm por Invitado

» Seres Errantes [elite]
Jue Nov 04, 2010 9:21 am por Invitado

» Lost Heaven
Miér Oct 27, 2010 12:58 am por Invitado

» En el lago...(libre)
Dom Oct 10, 2010 1:14 pm por Degel

» Naya's relationships
Lun Oct 04, 2010 11:04 pm por Nayade Redmond

» Las "blancas" relaciones de Rhina
Lun Oct 04, 2010 8:09 pm por Nayade Redmond

Afiliados
Image Hosted by ImageShack.us

Internado Notting Hill
Saint Seiya: Ultimate Cosmo
Image and video hosting by TinyPic
Photobucket
Academia St. Hathaway
TET ROL

Comparte | 
 

 Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 24/08/2010

MensajeTema: Historia   Mar Ago 24, 2010 7:54 pm

Año 1872, en una pequeña ciudad situada en el triangulo de las bermudas, la gente vivia feliz, en armonia, rodeados de paz y tranquilidad. Su principal fuente de ingresos era la agricultura y la ganaderia, pero tambien habian algunos comercios para cubrir el resto de sus necesidades.

Era una ciudad autosuficiente y no solia tener contacto con la civilización fuera de sus fronteras, ya que para la gente del exterior, aquel lugar era tan solo un pueblo de pastores que no tenia ningun tipo de interes.

Sin embargo, un buen dia, llego a la ciudad un grupo de personas, eran bastante extrañas, ya que siempre iban cubiertos de pies a cabeza con tunicas negras y nunca dejaban ver su rostro, el cual llevaban siempre oculto bajo sus oscuras capuchas.

A pesar de todo eso, la gente del pueblo estaba entusiasmada por aquella inesperada visita y hacian todo lo posible para complacer a los huéspedes. Los acogian en sus casas, les daban de comer, y les mostraban todo aquello que el bosque les podia ofrecer, ya que los forasteros parecian tener una extraña curiosidad por todas la curiosas plantas que habitaban en ese bosque.

Los visitantes parecian estar a gusto en el pueblo y se quedaron durante meses, aunque no podian estar seguros de ello, ya que ellos jamas hablaban, tan solo lo hacian entre ellos, y utilizaban un idioma que los habitantes del pueblo desconocían.

Poco a poco, la gente del pueblo comenzo a artarse de tener que mantener a los extranjeros y trataron de echarles del pueblo tras varios intentos de que se ganaran la vida ellos mismos con los trabajos del campo. No lo consiguieron, y pronto se dieron cuenta de que aquello habia sido un gran error, un error que en muchos casos resulto mortal.

Los lugartenientes les maniataron y reunieron a todo el grupo en la plaza del pueblo, dispuestos a lapidarles si se negaban a abandonar el pueblo. La multitud impaciente intento, una vez mas, echarles de su territorio, y por primera vez, los visitantes mostraron su rostro.

Eran seres monstruosos, tenian la nariz y las orejas puntiagudas, y sus rostros estaban cubiertos por quemaduras que en algunos casos habian afectado a los ojos y ahora ocupaba su lugar uno de crital o simplemente una horrible cicatriz.

Los pueblerinos, sorprendidos y asustados, no sabian si aquello se podia catalogar como seres humanos, por lo que aterrorizados, alzaron sus manos dispuestos a apedrearles, pero aquellos seres levantaron los brazos hacia el cielo y una extraña energia comenzo a fluir desde sus manos hacia el firmamento creando una especie de barrera en las fronteras de la ciudad, desde entonces nadie podria transpasar esas fronteras.

Aquellas criaturas sonrieron con malicia al ver los rostros de los ciudadanos asustados, y momentos después, unos chillidos terribles rasgaron el cielo y enormes sombras comenzaron a cubrir todo el pueblo.

La gente levanto la vista al cielo y quedaron petrificados al ver lo que alli habia. Enormes lagartos alados, criaturas legendarias que aparecian en los cuentos para niños y de los cuales jamas se creyo su existencia. Se trataba nada mas y nada menos que de dragones.

Fue una masacre. Algunos de los habitantes del pueblo quedaron petrificados por el terror y fueron calcinados por la tremendas llamas de aquellas inmensas criaturas, otros trataron de huir inútilmente, ya que los huéspedes parecian teletransportarse y aparecian de repente frente a los pueblerinos, a los cuales mataban con tan solo un gesto de su mano.

El pueblo quedo destrozado. Todas las casas habian sido consumidas por las llamas, las calles estaban repletas de cuerpos quemados y cadáveres sin ninguna muestra de violencia.

Tan solo unos cuantos afortunados consiguieron escapar hacia las montañas y se escondieron alli, sobreviviendo en las cuevas durante años.

Aquellos extraños visitantes, a los cueles los supervivientes habian bautizado como “Forasteros” se marcharon dias después de la masacre, pero los pueblerinos decidieron que por precaucion permanecerían algun tiempo mas escondidos.

Con el paso del tiempo comenzaron a salir de las cuevas, y los mas jóvenes, hacian como una especie de partidas de caza, donde recogian lo que parecian ser piedras preciosas a las que ellos llamaban “gemas malditas” ya que eran el unico rastro que habian dejado los Forasteros tras su paso.

Trataron de destruirlas de miles de formas diferentes, pero era imposible, las gemas no sufrian daño alguno, por lo que tras discutirlos entre los supervivientes mas mayores, decidieron que un grupo de cazadores, las llevara a lo mas profundo del bosque y que fueran enterradas bajo tierra, y asi fue. Desde entonces la gente del pueblo comenzo a reconstruir el lugar donde siempre habian vivido, y tras algun tiempo de duro trabajo, volvieron a su anterior vida dejando aquel terrible asunto olvidado y dejandolo tan solo como una historia de miedo para niños.

Año 2010, en una pequeña ciudad al norte del triangulo de las bermudas la gente vive en armonia, rodeada de paz y tranquilidad. Es una ciudad corriente con sus comercios y algunos bonitos de ver, pero es bastante rural y tiene una gran peculiaridad…nadie puede transpasar sus fronteras.

Un dia, un joven cazador llamado Tristan estaba caminando por el bosque en completo silencio, buscando a la que seria su proxima presa, pero de pronto escucho un extraño crugido y se acerco sigilosamente al lugar del que provenia, escondido entre la maleza.

Cuando lo encontro, se sorprendio bastante al descubrir que se trataba de una especie de lagarto alado de un color azulado.Se quedo obeservandole con curiosidad, pero de pronto, aquella criatura, le miro a los ojos y Tristan grito con fuerza al sentir un fuerte dolor punzante en la cabeza hasta que quedo inconsciente.


Al despertar, aquella criatura de preciosos y enormes ojos estaba descansando a su lado y el muchacho se levanto rapidamente muy asustado. Pero esta vez ya no sintio dolor con la mirada del extraño lagarto, y parecia un ser tan adorable que Tristan decidio adoptarlo, pero no se lo dijo a nadie.

El lagarto a quien Tristan bautizo como Dragon se mantenia el solo cazando pequeños roedores, pero crecia a gran velocidad y pronto paso a los perros y de los perros a los ciervos, y un dia, cuando Tristan fue a encontrarse con el después de desayunar en la pequeña guarida que tenia en el bosque, ya no encontro a su pequeño amigo de color azulado, sino que en su lugar encontro a lo que ya, sin ninguna duda, era un dragon.

Tristan se asusto y comenzo a caminar hacia atrás para huir de aquella temible criatura, pero entonces, una voz que le resultaba extrañamente familiar sono en su cabeza. Era su dragon, que decia llamarse Ramonth y le dijo que no podia abandonarle, ya que estaban unidos para siempre, y su obligación era proteger a Tristan, ya que su vida estaba unida a la de el, y si el moria, el dragon lo haria tambien.

El joven no podia creerlo y le pidio al dragon una muestra de lo que estaba diciendo, por lo que este le dijo que observara la parte inferior de su muñeca derecha.Tristan tenia alli desde el dia que encontro a Ramonth, una extraña mancha que penso que seria de nacimiento, pero ahora ya no era una mancha, sino una especie de tatuaje tribal que Ramonth tenia identico en la planta de su pata derecha delantera.

Desde entonces, Ramonth comenzo a explicarle todo lo que tenia que saber, ya que según le habia dicho, ahora era un ginete de dragon, y lo seria durante el resto de su vida.

Poco a poco, los hermanos de Ramonth, comenzaron a salir de sus huevos, que eran aquellas “gemas malditas” de años atrás y se les fue asignando su ginete. Este seria la primera persona a la que mirara a los ojos.

Todos los ginetes de dragones se unieron formando una especie de clan, gracias a la union que existia entre los dragones, y entre todos trataron de formar un grupo de gente para descubrir si habia mas en el resto del mundo, pero habia que hacerlo de forma discreta y estarian divididos en un grupo de aire, compuesto por los ginetes y sus dragones, y un grupo de tierra compuesto por cazadores muy habilidosos.

Pero antes de emprender la aventura deben aprender todos los secretos de ese nuevo mundo y estar preparados para lo que se puedan encontrar.¿Lograran traspasar las fronteras? ¿Se encontraran con aquellos antepasados que trajeron el terror a la ciudad?

¿Estarias dispuesto a ayudarles en esta apasionante aventura?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://a-land-far-away.crearforogratis.com
 
Historia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» Historia de Unicron y sus prototipos
» la historia de blitzwing/sky-jetfire
» LA HISTORIA OCULTA DE LA RAZA HUMANA.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
A land far away :: Para empezar... :: Historia del foro-
Cambiar a: